17.4 C
Buenos Aires
25 C
Santa Fe
16.8 C
Mar del Plata
domingo, mayo 16, 2021

Mas noticias del autor

Encestando era “Picho” Mazza

El 7 de agosto se cumplieron 20 años del adiós de Miguel Angel Mazza, hacedor de la gran revista de Bahía Blanca. APREBA lo recuerda en la pluma de Luciano Mutti, quien supo compartir aquella emblemática redacción.

Miguel Angel “Picho” Mazza fue el alma mater de la Revista Encestando. Su mentor. Su creador. Su editor responsable.

Aquellos que tuvimos la suerte de conocerlo de cerca, verlo cotidianamente y compartir el lugar de trabajo durante varios años, podríamos definirlo también como inquieto, entusiasta, soñador e hiperkinético.

Después de su fugaz paso periodístico en el diario local bahiense, Picho pergeñó e imaginó un plan en su cabeza.

Loco, quizás, pero que fue tomando forma haciéndose camino al andar. Tal vez por su gigantesco amor a Pacífico, por ser un bahiense de pura cepa o simplemente por transcribir al papel aquel sentimiento que le emanaba por el deporte de los cestos y que se estaba incrustando en el ADN del ciudadano común de nuestra ciudad.

Tal es así que junto a su hermano Néstor, la calificada pluma de Enrique Nocent y de Carlos Velovich (impresor y jefe de taller) plasmaron lo que parecía una utopía: el 9 de mayo de 1975 lanzaron al mercado la Revista Encestando, de forma bimestral y destinada 100% al básquetbol del país.

En una editorial donde nunca sobró nada y todo siempre costó y mucho, Mazza se erigió en el motor para que su publicación fuera reduciendo el tiempo de salida a los kioscos a medida que Encestando se fue consolidando.

Siempre se encolumnó en la fuerte opinión, con ojos en todos los puntos basquetbolísticos de Argentina, la responsabilidad, el cuidado de los conceptos y mantener las “antenitas paradas”, como le gustaba decir a Picho.

Fuimos muchos los que hicimos nuestros primeros pasos en la planta alta de Avellaneda 869, como así también atestiguamos las visitas a la redacción de los más salientes dirigentes, entrenadores, árbitros o jugadores.

Encestando era lectura obligada para todo aquel aficionado al baloncesto nacional. Fue poco menos que la “biblia”.

También, durante alrededor de una década, fue el brazo ejecutor del suplemento local “Zona de Básquet”, donde se reflectó el andar de los certámenes locales desde las categorías formativas hasta la primera división.

Picho era simpático, entrador, bonachón y portaba los lunares que tenemos todos nosotros. Capaz de salir de la nada con alguna idea inviable, hacer lo imposible para viajar sin que den los números o estar atento a las nuevas camadas.

Se fue muy pronto. A los 52 años, aquel 7 de agosto de 2000. Curiosamente, cuatro días antes de que partiera Beto Cabrera y en la misma sala velatoria.

Fundamentalmente por Mazza, la existencia de Encestando se estiró por espacio de 25 años y 296 ejemplares, siendo homenajeado con el Balón de Oro a la trayectoria por la propia Confederación en el año 2000.

“Profundo dolor” titulamos en la última portada de la revista. Las palabras exactas para el momento que atravesábamos.

Fin de una era. Fin de una época del periodismo.

Es que Encestando era Picho Mazza.

La última tapa de Encestando, el 18 de agosto de 2000

Texto: Luciano Mutti, fundador de APREBA.

Fotos: revista Encestando y diario La Nueva Provincia.

Latest Posts